Momento bibliográfico: Cuentos inconclusos de Númenor y la Tierra Media, Parte I - Valariandë

sábado, 7 de mayo de 2016

Momento bibliográfico: Cuentos inconclusos de Númenor y la Tierra Media, Parte I

Todo individuo que se jacte de crear un juego de rol ha pasado por una situación que llamará la atención, sobretodo a sí mismo: El momento en que se dedica a la ambientación de su juego.
Dedicarse a esta parte de la creación es uno de los momentos más divertidos y con mayor trabajo por realizar, sea si la ambientación está basada en algo ya creado o parte desde cero.


En ambos casos, se pasa por momentos de investigación que pueden llegar a ser interminables y demasiado entretenidos, de los cuales también pueden desarrollarse mayores ideas, mejorar las que teníamos o incluso, eliminar cosas que creíamos necesarias.
El proceso de investigación es inmersivo, y personalmente es algo que me ha llevado a estar horas y horas frente a libros, dibujos y páginas de información, en donde he visto más de alguna sorpresa y he adquirido conocimiento desde otros puntos de vistas. Es algo sinceramente intrigante a la vez que maravilloso.

Debido a esto, se vuelve casi necesario hacer conocer a los lectores la bibliografia (a grandes rasgos) que se utiliza para crear tamaño proyecto.
Como nos queda mucho tiempo por delante, la intención que tengo mediante esta entrada, es mostrarles mi biblioteca personal en la cuál me baso para sacar ideas y transformalas en un juego.
Trataré de ser exhaustivo en pos de ser completo; por supuesto, esta bibliografía no será del todo completa, ni tampoco predeterminada, sino que se irá completando en la medida que se complete el juego.
Por otra parte, la entrada tiene eco en lo que también quiere llegar a ser este blog: un lugar de conocimiento de la Primera Edad y no sólo de mecánica, por tanto se puede tomar como un lugar de reseñas a fín de completar esta ambientación tan deseada.

Hoy me dedico a presentarles un libro que conseguí en aquellos famosos quioscos de la esquina, bueno si soy sincero, no lo conseguí yo, fue más bien un regalo de mi pareja.
Un día tal en el momento de descanso después de laborar llegó con esta pequeña maravilla, capaz de situarse en cualquier rinconcillo de la mochila o del pantalón; en tapa blanda y con una muy buena calidad de papel... y para que decir el diseño, evocativo y acogedor.
Gracias amor de ante manos :).




Creo que leer este libro sin haber pasado antes por El Silmarillion, El Hobbit o El Señor de los Anillos, es uno de los errores más grandes que se pueden cometer si se le quiere entender. Sobre todo por que a fin de cuentas, lo relatado en su interior, te lleva in media res de lo que sucedió en la Primera Edad.

Cuentos inconclusos (Parte I) está divido en dos partes, evocativas principalmente al tiempo: "La Primera Edad" en la primera parte, y "La Segunda Edad" para la segunda.
Ambas se centran en lo que es la historia del Silmarillion, la primera parte aclara información y amplía detalles acerca de la primera época vivida en Arda; mientras que, la segunda profundiza sobre el pueblo de Númenor.

Al igual que el Silmarillion, los Cuentos inconclusos es un libro denso de leer, y pesado en cuanto a fechas y nombres: queda supeditado principalmente para los fanáticos, ya que tanto su forma de lectura como la información entregada no le gustará a cualquiera.
Detalla con precisión la llegada de Tuor a Gondolin, la historia de los Hijos de Húrin (desde su infancia en Dor-Lómin hasta su muerte) o el poderoso linaje de los Reyes de Númenor. Además, describe con atención a personajes de los que poco se sabe y siempre hemos querido profundizar, ejemplo de ellos son: la historia de Galadriel y Celeborn, Amroth y Nimrodel o Aldarion y Erendis.

Personalmente me ha fascinado el detalle que se le ha otorgado a estos cuentos, he gozado leyendo las historias de Túrin, Morwen y Níenor. Sin lugar a dudas, de ellos he podido sacar ideas interesantes en cuanto a los sentimientos de un personaje o sus compromisos y anhelos, pues como algunos sabran, la historia es uno de esos cuentos trágicos cuyo destino y final acaban en momentos dramáticos e inesperados. O el cuento de Aldarion y Erendis, en donde se puede casi palpar esa tristeza, tristeza que he ligado sobre todo con el anhelo que los elfos de Beleriand sentían por el mar.

Como dije un muy buen libro, digno de ser leído y al menos evocativo del que he pasado bastantes momentos gratos y del que espero seguir sacando buenas ideas.

Ahora y a modo de regalo por llegar hasta el final de esta entrada, les otorgo un link en donde podrán obtener el libro en formato digital y en una muy buena traducción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario