Cronología de la Primera Edad, Parte I - Valariandë

martes, 10 de mayo de 2016

Cronología de la Primera Edad, Parte I

Buenas noches.
Muy pocos libros acerca de la historia de Tierra Media en general proporcionan una detallada y extensa cronología de esta ambientación. De hecho, y como ejemplo, en El Señor de los Anillos, el "Apéndice B" sólo profundiza en la Tercera Edad y muy poco en la Segunda, para dejar nada a los hechos de la Primera Edad.

Para los más lógicos, este hecho resulta perfecto, ya que El Señor de los Anillos es una historia centrada en la Tercera Edad, en donde se narran los sucesos acaecidos por Bilbo y su sobrino Frodo, los cuáles si somos más detallistas, podrían llevarnos como orígen hasta la Segunda Edad.
Lo que nos deja como unos simples cuentos los relatos de la Primera.

Cuando fue publicado oficialmente El Silmarillion, el cuál nos narraba a grandes rasgos estos cuentos, tampoco incluyeron un referente cronológico para ello. Por suerte, si volvemos a ser detallistas, el mismo libro cuenta con ciertas fechas o aproximaciones de fechas con las cuáles se ha podido confeccionar una base cronológica.
Un ejemplo claro se encuentra en la Guía completa de la Tierra Media de Robert Foster.
Por último, sólo la publicación de Historia de la Tierra Media ha permitido una cronología más exacta de esta heroica Edad.

Confeccionar una cronología fiel a la ambientación y apropiada al juego ha sido una tarea un tanto compleja debido a la forma en que se han ido publicando las respectivas informaciones acerca de la Primera Edad.
Por ejemplo, los Primeros anales de Beleriand diverge en demasia con otros relatos, sobre todo en la cantidad de años que dura supuestamente. Esta indica un total de 250 años, mientras que otros anales y relatos indican que bordean los 500. Diferencias como estas producen incongruencias y relativas falencias para establecer lo que se propone. El Silmarillion mismo salió editado por Christopher Tolkien sin que éste tuviera completo conocimiento de los artículos que había escrito su padre.

En fin, tampoco es algo por el que vamos a hondar y debatir hasta que se nos caiga el cabello. La siguiente entrada trata de establecer una cronología base para desarrollar la ambientación del juego, independiente totalmente de que tan distinta puede llegar a ser en uno u otro relato.


Laurelín y Telperión, los Árboles de Valinor

LAS EDADES DEL SOL:
LA PRIMERA EDAD, LOS DÍAS ANTIGUOS
Las edades del sol se refieren a los períodos de la historia en la que el tiempo es medido a partir de días y años, como ciclos solares. Esta edad comienza después de tres grandes hechos:
  • La muerte de los dos Árboles de Valinor de manos de Ungoliant y Melkor.
  • La posterior huída de los Altos elfos Noldor de las tierras de Valinor hacia la Tierra Media.
  • El levantamiento de Ithil (la Luna) y Anar (el Sol) como los grandes astros del firmamento.
La Primera Edad comienza a evolucionar tras la destrucción de manos de Ungoliant y Melkor, de los grandes Árboles, Laurelín y Telperión. Existió aún un lapso de tiempo antes de que la Luna y el Sol se alzaran en el cielo, creados por las manos de Yavanna y Aulë; la frontera entre este tiempo es muy imprecisa según los relatos y el cambio debería ocurrir en algún momento entre el alzamiento de la Luna o el levantamiento del Sol.
Según las tradiciones elficas, se dice que la Luna trazó siete viajes desde el oeste hacia el este, antes de la salida del Sol, la cuál, según las tradiciones de los hombres, éste se habría levantado en el momento de su despertar.

Año 1 - Con la primera subida de la Luna y del Sol comienza una nueva edad. Ésta es llamada la Primera Edad.
Tras la llegada de Fingolfin y su hueste de exiliados a través de las tierras del norte, éste toma el control de la hueste noldorin y rompe el cerco del enemigo, llegando hasta las mismas puertas de Angband.
Erü despierta a los Hombres en Hildorien con la primera subida de Arien (la Maia guardiana del Sol) y finaliza el "Sueño de Yavanna".

Año 2 -Tras no recibir respuesta de parte de los ejércitos de Morgoth, Fingolfin y su hueste retroceden hasta las orillas del lago Mithrim, en donde se establecen levantando un campamento en las laderas septentrionales del mismo.

Año 5 - En la batalla liderada por Fëanor contra Morgoth, y tras la muerte de éste, Maedhros su hijo es capturado por las huestes de la sombra y colgado en los riscos de Thangorodrim. No obstante, Fingon, hijo de Fingolfin se aventura en rescatarlo, el cuál es ayudado por el gran Rey de las Águilas, Thorondor. Debido a este hecho, Maedhros renuncia a su derecho legítimo de la corona a favor de su tío, Fingolfin, quien es nombrado Rey Supremo de los Noldor. También comienzan a establecerse los reinos de Hithlum (por parte de Fingolfin y Fingon), Nevrast (por parte de Turgon) y Dorthonion (por Finrod).

Año 7 - El Rey Thingol Mantogrís envía un mensaje a los elfos venidos de Oeste: Pueden instalarse en las tierras septentrionales de su reino. Sin embargo, no podrán entrar en sus tierras sin su autorización. Los hijos de Fëanor se molestan ante la arrogancia del rey Sinda y se dirijen hacia las tierras de Himring en donde establecen su señorío, la Frontera de Maedhros y la Hondonada de Maglor.

Año 20 - Este año tuvo lugar la "Fiesta de la reunión", la Mereth Aderthad. El objetivo de Fingolfin era unir a todos los elfos a la misma causa. Asistió gran número de elfos de diferentes reinos: los Noldor de la Casa de Fingolfin, y la Casa de Finarfin; por parte de la Casa de Fëanor acudieron Maedhros y Maglor, sus hijos mayores. Así como también, numerosos Sindar como Círdan de las Falas, los Elfos verdes de Ossiriand y los elfos Mablung y Daeron representando al reino de Doriath.
Se consideró una reunión con éxito, ya que hicieron causa común contra el enemigo del norte. Tras esto hubo unos cortos años de paz y felicidad.

Año 50 - Ulmo se aparece secretamente en los sueños de Turgon y Finrod, mientras estos disfrutaban de un viaje por las tierras de Beleriand. Ambos son incitados en buscar refugios contra las guerras por venir y así mantener su línea de los terribles hechos por acaecer, y siguen su consejo.

Año 52 - Finrod, cuenta a Thingol del sueño de Ulmo, y éste aconseja que explore las quebradas del río Narog. Al hacerlo encuentra las famosas cavernas que más tarde serían conocidas como Nargothrond.

Año 53 - Turgon deja su castillo en Vinyamar y vaga sin esperanza por las tierras altas de Dorthonion. En uno de esos vagabundeos encuentra el valle secreto de Tumladen.

Año 60 - Este año ocurre la Tercera batalla de Beleriand, la Dagor Aglareb o "Batalla gloriosa". Morgoth prueba la fuerza de los elfos con un ataque por sorpresa. En el ataque trata de separar las tierras protegidas por Maedhros de las tierras del Rey Fingolfin.
Al final, su plan se retuerce y Angband es puesta bajo asedio mediante la construcción de torres y fuertes de vigilancia en todo el norte.
Tras finalizar esta batalla, Morgoth abandonda en secreto Angband, consciente de que los orcos no son rivales para la fiereza de los elfos, por lo que empieza a buscar poderosos capitanes y hábiles líderes de su hueste.
Así descubre a los Hombres y los aparta de la adoración de Erü Ilúvatar. Sin embargo, una parte de los hombres, los Atanatári permanecen fieles y ayudados por los elfos Avari y los Enanos de las montañas inician su marcha hacia el oeste en busca de lugares más seguros.
Como consecuencia de la aceptación de Morgoth, los hombres quedan malditos a vivir vidas cortas, y pierden la facultad de morir a voluntad. No será hasta la llegada del fin de la Primera Edad que los Numenoreános lograrán la redención y recuperarán el Don de Erü.

Año 64 - Turgon ayudado por unos pocos fieles seguidores comienza la construcción de la ciudad escondida de Gondolin.

Año 65 - Los puertos falathrim de Eglarest y Brithombar son nuevamente fortificados.
Turgon termina la construcción de la torre de Barad Nimras entre ambos puertos, como lugar de vigilancia por si Morgoth ataca alguna vez por mar.

Año 66 - Entre los consejos que Melian otorgaba a su esposo Thingol, se encuentra la precaución que realizó en contra del pueblo de los Noldor y su historia con respecto a los Silmarils.

Año 67 - Círdan de los puertos comunica a Thingol de las acciones de los Noldor en Aman y le cuenta de la "Matanza de hermanos". Lleno de cólera, prohíbe la lengua de los Noldor en su reino.

Año 102 - Tras varios años de esfuerzo y trabajo constante, finaliza la construcción de Nargothrond. Las gentes de Finrod abandona las tierras de Hithlum para morar en la hermosa ciudad subterránea.

Año 116 - Tras varios años de esfuerzo y trabajo constante, finaliza la construcción de Gondolin. Turgon y su pueblo inician una migración en secreto sin que ni siquiera los orcos rastreadores se dieran cuenta de su paso.

Año 150 - Entre sus viajes, Caranthir hijo de Fëanor se encuentra con los Enanos de Belegost y Nogrod, estableciendo una próspera amistad. Debido a este hecho, el pueblo de los enanos renuevan sus rutas comerciales hacia Beleriand.

Año 155 - En este año, Morgoth lanza un ataque por sorpresa sobre las tierras de Hithlum, el reino de Fingolfin. Sin embargo, es derrotado por los Noldor en el estuario de Drengist y su hueste retrocede hasta Angband.
Debido a esta nueva derrota, y convencido del poderío de los Noldor, se genera una nueva semilla de maldad en la mente de Morgoth: los dragones.

Año 260 - Por más de cien años, los dragones son incubados en Angband. Así, Glaurung, el padre de todos los dragones, hace su primera aparición desde las mazmorras de Angband, devastando toda la llanura de Ard-Galen; sin embargo, sus escamas aún son blandas y es rechazado por los arqueros de Fingon, logrando su retirada hasta Angband.
Esta es otra derrota más para Morgoth, pero de la cuál los elfos se dan cuenta que su poder va en crecimiento. Se inicia una larga paz.

Año 262 - Nacimiento de Balan (Bëor el viejo), señor de la Primera Casa de los Edain.

Año 282 - Nace Marach, señor de la Tercera Casa de los Edain.

Año 289 - Nace Baran, hijo de Balan.

Año 307 - Nace Malach, hijo de Marach.

Año 310 - Bëor lidera la Primera Casa de los Edain, gracias a esto pueden cruzar las Montañas Azules y llegar hasta Beleriand.
En uno de sus viajes, Finrod descubre a la Casa de Bëor entre los árboles y traba una gran amistad con ellos. Tras esto, los insta a seguir avanzando, por lo que se dirigen hacia Estolad en donde moran unos cuantos años.

Poco después, la Segunda Casa de los Edain, los llamados Haladin, se atreven a cruzar las montañas y se instalan en Thargelion motivados por los rumores de que el pueblo de Bëor era próspero en Beleriand.
Finalmente, la Tercera Casa también cruza Ered Luin y se termina instalando en Estolad.

Finrod es defendido por los Hombres de Bëor

Bueno, aquí termina la primera parte de esta detallada cronología en donde no sólo nombramos los grandes hechos como la "Batalla gloriosa" o la "Llegada de los hombres a Beleriand", sino que también indicamos fechas de nacimiento de personajes que de una u otra forma fueron parte de este legendarium.

La idea principal de nuestra ambientación es ubicar el juego en un momento en el que se puedan utilizar la mayoría de opciones que otorgará este. De momento, se ha calculado como el período comprendido entre el año en que los Hombres llegan a Beleriand y la colonización completa del Bosque de Brethil por parte de la Casa de Marach en el año 425 aproximádamente.
Es un momento en el que aparte de consolidarse todos los pueblos libres (Elfos, Enanos y Hombres), existe una infinidad de factores por el que crear aventuras (ya que en cierta medida la sombra se encuentra bajo asedio). Sin embargo, esto no obliga  a que se pueda jugar en un período posterior o anterior a estos hechos, pero ya tendríamos que entrar a restringir para al menos mantener en cierta medida el canon. Por ejemplo, jugar antes de la llegada de los Hombres a Beleriand, obligaría a 1). Jugar sólo con Elfos o Enanos en Beleriand o 2). Jugar con Hombres pero no en Beleriand, sino en Eriador o tal vez en tierras más orientales.
Pero esto será tema para otra entrada. Así que saludos y que tengan un buen descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario