Pueblos de Beleriand: Elfos del Bosque de Doriath - Valariandë

domingo, 25 de septiembre de 2016

Pueblos de Beleriand: Elfos del Bosque de Doriath



"Elwë se convirtió en un rey renombrado, que mandaba a todos los eldar de Beleriand; se llamaron los Sindar, los elfos grises, los elfos del crepúsculo; y él era el Rey Mantogrís, como se lo llamó, Elú Thingol en la lengua de esa tierra. Y Melian fue la reina...".
-De Thingol y Melian, El silmarillion.

El pueblo del bosque de Doriath y de las costas de Beleriand, son dos clanes con distinta cultura y costumbres, pero que comparten una herencia común. Todos sus enormes reinos han sido fundados inicialmente por su misma sangre y comparten la misma lealtad al Rey Thingol Mantogrís, sin embargo, gozan de independencia la una de la otra.
Durante casi dos siglos, los Elfos de las Falas y los Elfos de Doriath han vivido juntos y en armonía bajo la amenaza que según ellos viene tanto del Enemigo Negro del norte como de sus hermanos lejanos, los Noldor.

Hoy en día, la ciudad de Menegroth, construída por manos de elfos y enanos, y la mayor ciudad élfica, no tiene rival en belleza ni complejidad entre los bastiones de Beleriand. Aquí se mantiene al resguardo el rey de todos los Sindar, y también de todo Beleriand. Junto a la tutela y el amor de una hermosa Maia venida de Oesternesse, el bosque contiene fronteras inalcanzables para cualquier mortal, a menos que su destino le lleve por estos caminos y sea a la vez más poderoso que la voluntad de la esposa de Thingol.

Durante muchos años, Melian ha permanecido en los bosques encantados de Doriath, aconsejando a Thingol prudencia y vigilancia, educando a su hija Lúthien y, tras el retorno de los Noldor a Beleriand, también a educado a Galadriel de la Casa de Finarfin. Es tan hermosa como sabia y su canto exquisito, siempre acompañada de ruiseñores, a los que enseña a cantar. Instruída en el encantamiento, tiene el poder de eludir la mente inquisitiva y malévola de Morgoth.
    
Melian la Maia y Thingol Mantogrís


Los elfos grises se han ocupado durante los últimos años en grandes trabajos necesarios para mantener su linaje y poder, reconstruyendo fortalezas olvidadas en antiguas guerras, pero saliendo pocas veces de sus límites gracias al miedo del norte.

Son gente de gran maestría en diferentes artes, entre las que destacan los tejedores, los herreros, artistas de la piedra, los carpinteros y guerreros.
También se pueden encontrar consumados cazadores y guardabosques de entre los miembros de su pueblo; a pesar de que acostumbran a habitar cerca de los bosques, gustan de talar y tallar la madera con gran asiduidad.

Los elfos grises son los habitantes de Beleriand más emprendedores y ambiciosos. Incluso en los años más oscuros que se viven, jamás han dejado por completo el autodenominarse como reino dominante, y los emisarios de Thingol son enviados a tierras lejanas para demostrar su presencia.

Hoy en día, las tierras de los elfos grises ocupan una encrucijada de oportunidades, con bastiones de enanos que necesitan provisiones, pequeños poblados de hombres que tienen bajo su tutela para cuidar su frontera Oeste y sus mal mirados familiares en el lejano norte.

La corte de Thingol


No hay comentarios:

Publicar un comentario