Pueblos de Beleriand: Elfos de las Falas


"A algunos los persuadió de que se quedaran; y fueron ellos los falathrim, los elfos de las Falas, quienes en días posteriores moraron en los puertos de Brithombar y Eglarest, los primeros marineros de la Tierra Media y los primeros constructores de navíos"
-De Eldamar y los príncipes de los Eldalië. El Silmarillion.

Al principio de esta era y mucho antes de que las grandes batallas comenzaran a destruir poco a poco las tierras de Beleriand, los Falathrim comenzaron a establecerse como reino en el borde occidental del gran continente. 

Son considerados elfos pertenecientes al clan Teleri, y se cuenta que no alcanzaron a aceptar la llamada de Oeste debido a que tardaron en los bosques mientras buscaban a su Señor perdido.


Ulmo, Señor del mar, escuchó las plegarias de los Vanyar y los Noldor que lamentaban la separación con sus hermanos, por lo que rogaron que fuesen traídos a Aman. En la forma de un altivo señor, se presentó ante los Teleri que habían llegado tarde a la costa y les ofreció llevarlos. Sin embargo, Ossë, señor de las olas, y amigo de estos elfos, le entristecía saber que sus voces ya no se escucharían, y persuadió a algunos para que se quedaran. Este grupo se llamó a sí mismo, Falathrim, fueron quienes se negaron a partir y también el segundo grupo Teleri que llegó a Beleriand y jamás se embarcó rumbo allende el mar. 

Durante el transcurso de los años, prosperaron y gracias a la mezcolanza de otros pueblos construyeron dos grandes puertos: Brithombar sobre el río Brithon y Eglarest en la desembocadura del río Nennig, donde bajo el mando de Círdan, se estableció un señorío. 

Cultivaron todos los conocimientos relacionados con el mar y fueron el pueblo más sabio en lo que a ello respecta. Fueron los creadores de los primeros navíos y amaban navegar por sobre todas las cosas. 

Los navíos de Círdan son considerados un baluarte para el pueblo elfico, y se dice que son capaces de realizar el viaje definitivo hacia las Tierras Imperecederas, llevando a aquellos que se cansan del mundo, o los consume la pena. 

Después de la partida de los Teleri a Valinor, los elfos de las Falas descubrieron que otra parte de su familia se había hecho poderosa en el cercano bosque de Doriath. Así se reencontraron con sus parientes y se convirtieron en grandes aliados, luchando juntos contra el terror que se alza en el norte.

Valariandë

-¿Satisfechos? - dijo Andreth. -Ningún corazón de Hombre está satisfecho. El tránsito y la muerte le es siempre penoso; pero un declive más lento proporciona cierto consuelo, y retira ligeramente la sombra.

-Andreth -De la muerte y los hijos de Erü

No hay comentarios:

Publicar un comentario