Pueblos de Beleriand: Elfos de las Falas - Valariandë

lunes, 5 de septiembre de 2016

Pueblos de Beleriand: Elfos de las Falas


"A algunos los persuadió de que se quedaran; y fueron ellos los falathrim, los elfos de las falas, quienes en días posteriores moraron en los puertos de Brithombar y Eglarest, los primeros marineros de la Tierra Media y los primeros constructores de navíos".
-De Eldamar y los príncipes de los Eldalië, El Silmarillion.

A mediados de esta era y mucho antes de que las grandes batallas comenzaran a destruir poco a poco las tierras de Beleriand, los Falathrim comenzaron a establecerse como reino en el borde occidental del continente.
Son considerados elfos pertenecientes al pueblo de los Teleri, que no aceptaron inmediatamente la llamada de oeste.

Ulmo, Señor del mar, tas escuchar las plegarias de los elfos Vanyar y Noldor, que lamentaban la larga separación de sus hermanos, rogaron que fuesen traídos a Aman; así fue como se presentó ante los elfos de las Falas para que lo acompañasen de regreso a las Tierras Imperecederas. Sin embargo, Ossë, señor de las olas y amigo de estos elfos, le entristecía que sus voces ya no se escucharan en la costa y persuadió a algunos para que se quedaran. Estos fueron los Falathrim, los que se negaron a partir, separándose de sus hermanos, y formando el segundo grupo Telerin que llegó a Beleriand, pero que jamás se embarcó rumbo allende el mar.

Durante el transcurso de los años su pueblo se vio engrosado por los elfos grises y Noldor que huían del norte y construyeron dos grandes puertos: Brithombar sobre el río Brithon, y Eglarest en la desembocadura del río Nennig, donde bajo el mando de Círdan se estableció el señorío.
Acá, cultivaron todos los conocimientos relacionados con el mar, pasando a ser el pueblo más sabio de toda Beleriand en lo que a artes marinas respecta.

Fueron los primeros constructores de navíos, con lo cual prosperaron durante muchos años, aunque sus tierras fueron constantemente asediadas por los orcos de Thangorodrim.



Los barcos de Círdan eran considerados un baluarte para el pueblo elfico, y se decía entre ellos, que eran capaces de realizar el viaje definitivo a las Tierras Imperecederas, llevando a aquellos que se cansaban del mundo o los consumía la pena.

Después de la partida de los Telerin a Valinor, los elfos e las Falas descubrieron que otra parte de su familia se había hecho poderosa en el cercano bosque de Doriath. Así se reencontraron con sus parientes, los elfos de Doriath y se convirtieron en aliados y lucharon junto a ellos contra el terror que se alzó desde el norte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario